Info Vial - ONG de Seg. Vial

30 Jul 2012

Malos hábitos: El 94% de los conductores porteños no cede el paso a los peatones  


Los colectiveros y motociclistas respetan todavía menos que los particulares, según un estudio de una ONG. Expertos dicen que falta educación vial, controles y mejoras de diseño en la vía pública.

Que los peatones son los protagonistas más vulnerables del tránsito porteño no es sólo una impresión, lo avalan las estadísticas: el año pasado, de los 83 muertos que hubo en siniestros viales, el 45% fueron personas que cruzaban la calle a pie. Pese a la gravedad de la situación, la conciencia sobre este peligro a la hora de manejar sigue siendo muy baja: un reciente estudio de una ONG mostró que el 94% de los conductores de vehículos no les da la prioridad de paso a los peatones.

El estudio fue hecho por la asociación civil Luchemos por la Vida. Observaron 1.150 situaciones en las que los peatones estaban cruzando o tenían el semáforo a favor, y a la vez un auto quería seguir circulando o doblar. Sobre los episodios observados, en 628 de ellos un auto venía por la misma calle, pero sólo el 2% se detuvo para dejar pasar el peatón. A su vez, en 522 casos el auto quería doblar, pero sólo el 11% esperó a que la persona cruzara.

Según el relevamiento, si se considera cómo se comportó cada conductor según el vehículo que manejaba se observó que el 93% de los automovilistas particulares no respetó al peatón, lo mismo que el 95% de los conductores profesionales. Pero lo llamativo es que, de acuerdo al estudio, ningún motociclista le dio paso a la gente que cruzaba, lo que es particularmente grave ya que los que conducen motos son otras de las principales víctimas de siniestros, con un 25% de víctimas fatales sobre el total del año pasado.

“Como falta educación vial, en la calle se da una suerte de ley de la selva, donde el más grande manda. Los conductores sienten que no tienen por qué darle prioridad al peatón, incluso aunque ellos mismos en otro momento del día sean peatones, no hay conciencia. A esto se suma que los peatones también trasgreden permanentemente las normas y cruzan mal. Faltan educación, controles y sanciones”, aseguró Alberto Silveira, presidente de Luchemos por la Vida.

El desprecio total por las normas es constante y generó muchas muertes y lesiones. Alberto Crescenti, director del SAME, comentó: “Casi nadie respeta las leyes de tránsito, eso lo vemos en los accidentes que tenemos que atender. Los peatones cruzan por la mitad de la cuadra o en rojo, los autos exceden la velocidad, los colectiveros tratan de pasar los semáforos aunque estén en amarillo o rojo. Se nota la falta de conciencia sobre el peligro”.

Muchas de las muertes más violentas las causan los colectivos. En lo que va del año ya murieron 9 personas en siniestros en los que había al menos un ómnibus involucrado, y muchos de ellos fueron peatones. El último caso fue el de Tomás, el chico de 14 años que había venido desde 9 de Julio con sus padres al hospital Garrahan y que murió atropellado por un coche de la línea 6 en la esquina de Brasil y Combate de los Pozos.

Lamentablemente la gravedad de estos hechos no logró cambios de fondo: el 16 de agosto de 2010, Facundo, un nene de cinco años, murió arrollado por un interno de la línea 15 en Honduras y Scalabrini Ortiz mientras cruzaba con su mamá. Días después, Florencio Randazzo, ministro del Interior (y hoy también de Transporte) aseguró que antes de fin de ese año todos los colectivos estaría monitoreados por un sistema de GPS y otras medidas, ninguna de las cuales se concretó .

Además del poco respeto por las normas y la falta de más controles, también parece haber algunas cuestiones en el diseño de las calles. César Rocco, ingeniero vial, explicó: “A diferencia de otras ciudades, aquí las sendas peatonales no están pintadas en el borde de la esquina sino un poco más adentro, lo que dificulta que el conductor que va a doblar vea más rápidamente al peatón que está cruzando. Además, como los colectiveros no respetan las velocidades máximas , no es bueno poner las paradas a más de 200 metros como se hace en algunas calles, porque eso favorece a que aceleren más”.

El Gobierno porteño está llevando adelante algunas medidas, aunque por ahora son incipientes. Por ejemplo, instaló 59 semáforos con cuenta regresiva (y quieren llegar a 1.200 en 2015), además de semáforos para ciegos. También creó las zonas de detención para motos en las esquinas de la 9 de Julio, para que estos rodados esperen el semáforo separados de los autos y no salgan en zigzag, lo que aumenta el riesgo de que atropellen un peatón.

También empezaron a controlar, en diez cruces peligrosos, que el tránsito no bloquee el cruce, es decir que no quieran pasar a la cuadra siguiente si no tienen espacio, aún con la luz verde a favor. De esta manera, buscan evitar que la gente tenga que cruzar esquivando vehículos . Además, realizan controles móviles para que los conductores respeten el tope de 20 km/h en calles y 30 km/h en avenidas en aquellas cuadras donde hay una escuela.

Fuente:
Clarín



Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player



Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

REDES SOCIALES

Facebook

Twitter

Linkedin


Youtube

Google+

Rss Feed