Noticias - Gubernamentales

23 May 2012

Rosario: el carné por puntos arrancaría a fin de año y ya genera polémica  


El municipio quiere largar la primera etapa del plan en el segundo semestre de 2012. Colectiveros, peones y dueños de taxis reclaman un trato diferencial por sus horas en la calle.

El carné por puntos, una de las principales innovaciones de la flamante Agencia de Seguridad Vial municipal, debutaría en Rosario antes de fin de año. Al menos esa es la aspiración de la Intendencia, que ya tiene un borrador de convenio para firmar con la provincia. El sistema, que descuenta puntaje ante cada infracción de tránsito, disparó reparos de parte de peones y titulares de taxis y colectiveros, que pretenden un trato más flexible por la cantidad de horas que trabajan en las calles de la ciudad.

La propia intendenta Mónica Fein estimó ayer que para "el segundo semestre del año" el municipio contará con el equipamiento anunciado el lunes pasado, que incluye camionetas, motos y celulares con cámaras para captar infracciones, tras la correspondiente adquisición vía licitación pública.

Los equipos técnicos del municipio ya tienen listo el borrador de convenio de colaboración que se pondrá a consideración de la Agencia de Seguridad Vial provincial para su firma en el corto plazo. Como la Intendencia ya cuenta con una base de datos informatizada con los antecedentes actualizados de los conductores, estiman que, una vez rubricado ese documento, antes que finalice el año podría debutar el sistema.

Clara García, designada al frente de la flamante repartición, aclaró a La Capital que si bien el convenio apunta a "trabajar de manera coordinada con todos los municipios y la propia provincia, aprovechando que la Legislatura sancionó en 2010 su adhesión a la ley nacional de tránsito y al carné por puntos, inicialmente sólo se tendrán en cuenta las faltas cometidas dentro de Rosario".

Según la saliente concejala del socialismo, "todavía faltan algunos pasos administrativos para que se puedan descontar puntos a un conductor rosarino por una infracción cometida en otra localidad de la provincia y viceversa, pero esa es la intención en el mediano plazo, para que se actúe como una única provincia".

García defendió el dispositivo a instrumentar ya que se trata de "una suerte de crédito social que le otorga la ciudad a cada conductor para que utilice responsablemente el auto que maneja". Y destacó: "Si el automovilista no comete faltas, renueva el mismo crédito sin reducciones y, de lo contrario, se le descuenta parte de ese crédito".

A poco de conocer el anuncio, los actores vinculados a la prestación de servicios públicos salieron a plantear reparos. El primero en pronunciarse fue Horacio Boix, secretario general del Sindicato de Peones de Taxis (SPT), quien advirtió que "muchos compañeros cometen infracciones inducidos por malos automovilistas, por ejemplo cuando se ocupa indebidamente el espacio para ascenso y descenso de pasajeros o cuando estacionan en doble fila".

El gremialista indicó, en declaraciones a La Ocho, que los choferes no pretenden "ser tratados distintos, como ciudadanos de primera, pero hay que tener en cuenta lo que implica estar doce horas manejando en una ciudad que es un caos de tránsito". Por eso advirtió que, "para aplicar esas multas, antes la Municipalidad tiene que controlar mejor lo que está vigente".

En esa línea se pronunció José Tornambé, de la Cámara de Titulares de Licencias de Taxis de Rosario (Catiltar). "Adherimos al proyecto pero con reparos. No queremos que esto sea un cazabobos y que terminemos pagando por estar tantas horas en la calle", planteó.

Según Tornambé, "si el municipio no controla debidamente las infracciones de los particulares, se corre el riego de cometer más multas sencillamente por estar más horas en la calle y por prestar un servicio público".

En ese sentido, mencionó un ejemplo: "Esta semana a un taxista lo multaron por esperar un pasajero discapacitado en doble fila en Cafferata y 3 de Febrero, pero tuvo que hacerlo porque estaba ocupado el espacio para el taxi. Le retuvieron el carné y tuvo que hacer todo un trámite para que se lo devuelvan".

El gremio que agrupa a los choferes de ómnibus (UTA) ya había manifestado sus reparos en 2008, cuando se mencionó en Santa Fe la implementación del carné por puntos.

"Estamos expuestos a cometer más infracciones porque tenemos que cumplir horarios y llevar pasajeros", dijo en su momento Manuel Cornejo. Ayer ningún dirigente del sector accedió a hablar formalmente con este diario, aunque, por lo bajo, no fueron pocos los que manifestaron cierta preocupación por el impacto de la medida en su actividad cotidiana.

Fuente: La Capital



Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player



Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

REDES SOCIALES

Facebook

Twitter

Linkedin


Youtube

Google+

Rss Feed