Seguridad Vial - Técnicas de conducción segura

8 Nov 2011

Características del "tiempo de reacción"  


¿En cuántas ocasiones creemos que somos nosotros los que controlamos al vehículo y no tenemos en cuenta todo el contexto? Esa confianza nos puede jugar una mala pasada, por lo que es recomendable conocer y reflexionar acerca del tiempo de reacción y de la distancia de frenado para una conducción segura en las vías de tránsito.

Uno de los factores que intervienen de manera decisiva en el proceso de frenado es el denominado “tiempo de reacción”, el cual consiste en el tiempo que transcurre a partir del momento en que el conductor percibe la necesidad de detener o frenar el vehículo de modo intempestivo, hasta el momento de accionar efectivamente el pedal del freno. Dicho proceso requiere de varios sentidos alertas, principalmente de la visión.

El proceso de reacción comienza en el momento en que el ojo humano capta un estímulo de peligro y envía la información al cerebro donde este la examina y se envía la orden al pie para que se retire del acelerador y se ubique en el pedal del freno.

Vamos a dividir este tiempo, a fines meramente analíticos, en diferentes etapas:
1° Etapa: Detección: este es el tiempo de percepción. Su inicio coincide con el inicio del tiempo de percepción-reacción, cuando el objeto o la situación de riesgo entra en el campo visual del sujeto y finaliza cuando el sujeto se da cuenta que “algo” se ha presentado. La duración de la detección dependerá de diversos factores, como las capacidades sensoriales del sujeto, la visibilidad del objeto de la detección, o el grado de atención del conductor, entre otros. La media es del orden de tres décimas de segundo.

2° Etapa: Identificación: este es el tiempo de la reacción. El sujeto obtiene la suficiente información sobre el riesgo detectado como para poder evaluarlo y definir un curso de acción. Es en esta etapa donde comienza la focalización visual del objeto y finaliza cuando se puede valorar efectivamente el riesgo. La duración de esta etapa está determinada también por la visibilidad del riesgo, la capacidad sensorial del sujeto y condiciones circunstanciales tales como cansancio o estados de intoxicación que perturben el proceso de identificación. La duración media también es de unas tres décimas de segundo.

3° Etapa: Evaluación: A partir de la información recabada en las etapas anteriores, el conductor evalúa el riesgo, reconociéndolo como peligro o desechándolo como tal. Es necesario comentar que los errores propios de esta etapa son causa de no pocos siniestros. Esta etapa tiene una duración aproximada de cinco décimas de segundo.

4° Etapa: Decisión: Esta etapa consiste en tomar las siguientes alternativas:
• Cambiar la velocidad (frenar o acelerar).
• Cambiar la dirección (girar a la izquierda o a la derecha).
• Cambiar la velocidad y la dirección.
• No modificar los parámetros de su movimiento.
• Secuencias de todos o algunos de los anteriores.
Se ha demostrado que el tiempo de duración de esta etapa es tanto mayor cuando más opciones existan. A veces, decidir requiere información suplementaria como la que se obtiene al observar por los espejor retrovisores, lo cual invierte alrededor de nueve décimas de segundo para el espejo interior y siete décimas y media de segundo para el espejo lateral exterior. Esta etapa tiene una duración aproximada de 0,5 a 1 segundo o más, según la situación.

5° Etapa: Respuesta: Se inicia cuando el centro motor del cerebro envía la orden de ejecución al grupo de músculos apropiados y finaliza cuando estos músculos comienzan a ejecutar la orden. En esta etapa el tiempo consumido es de aproximadamente de dos décimas de segundo. Su finalización es la finalización del tiempo de percepción-reacción, y por lo tanto, del tiempo de reacción.

Es necesario considerar que la respuesta a un estímulo no es un acto reflejo, sino el resultado de un análisis de la mente y la orden dada a una parte del cuerpo humano y que este proceso esté condicionado por diversos factores que pueden prolongar el tiempo de reacción, pero nunca reducirlo.

Los factores que afectan más fuertemente al tiempo de reacción son:

• Las enfermedades.
• El alcohol.
• Las drogas.
• El cansancio.
• Algunos medicamentos.
• Las condiciones climatológicas.
• El estrés.

Conocer esta restricción a la respuesta inmediata nos permite entender porqué es necesario conservar una distancia de seguridad y regular la velocidad durante la conducción de vehículos.

Fuente: “Vía a la vida. Una oportunidad para reflexionar”. Institución Coordinadora: Dirección Nacional de Tránsito de Cuba. 2006.



Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player



Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

REDES SOCIALES

Facebook

Twitter

Linkedin


Youtube

Google+

Rss Feed