Vehiculos - Autos

30 Oct 2013

Un híbrido a aire  


El Grupo PSA, sobre una maqueta de Citroën C3, presentó esta tecnología de un motor naftero y un motor hidráulico accionado por aire comprimido: puede recorrer 34 km por litro de nafta.

La carrera por reducir el consumo de combustible y, en consecuencia, las emisiones de los motores nos ha llevado a familiarizarnos con un gran número de tecnologías que hace una década sonaban mucho más lejanas. Si bien hoy lo que más suena, por una cuestión de promoción y de novedades técnicas, son los autos eléctricos, hay que reconocer que falta mucho para que este tipo de modelos se popularicen y reduzcan sus precios, que en algunos casos cuestan el doble que un vehículo equivalente con motor de combustión. Pero está claro que hoy todo apunta a que la electricidad será la reemplazante de los combustibles fósiles.

El paso intermedio son los híbridos, que combinan un motor a explosión con uno eléctrico que van intercalando su funcionamiento para reducir el consumo de combustible. Pero desde el grupo PSA Peugeot Citroën han encontrado una alternativa que sorprende tanto por su sencillez como por su efectividad. Se trata del Hybrid Air, un sistema que combina un propulsor naftero con una bomba y un motor hidráulicos, cuyo “combustible” es... aire comprimido.

Mostrado originalmente en el pasado Salón de Ginebra, en marzo, y presentado la semana pasada en Brasil, con la cobertura de Deautos, el Hybrid Air está aún en fase de desarrollo pero su alta efectividad le augura unas altas chances de producción en serie.



Un modelo compacto, como la maqueta de Citroën C3 con la que se exhibió el sistema, es capaz de recorrer casi 34 km/l o, dicho de otro modo, consumir 2.9 L/100 km.

¿Cómo funciona? El sistema cuenta con un cilindro con dos cámaras separadas por un pistón deslizante. Una de ellas tiene nitrógeno (que no se puede licuar por compresión) y la otra, fluido hidráulico. En las frenadas, se aprovecha esa energía cinética para cargar ese acumulador con el fluido hidráulico, que a su vez desliza el pistón y comprime el nitrógeno. Al acelerar, se produce un efecto inverso; ese aire comprimido, que es energía acumulada, expulsa el fluido por un circuito que lo lleva a mover el motor hidráulico. Este conectado a la caja de cambios automática, tiene la capacidad de asistir al propulsor naftero o de mover por si solo las ruedas.

A diferencia de los híbridos con motor eléctrico, el Hybrid Air de PSA no puede impulsar las ruedas durante largos períodos (no superaría los 100 metros). Pero lo interesante es la cantidad de tiempo que entra en acción. Desde PSA aseguran que, en el tránsito urbano, el motor naftero es desconectado el 80 % del tiempo. Es así que se puede lograr una reducción del 45 % del consumo de combustible respecto del mismo modelo y con la misma motorización.

Las ventajas de este desarrollo de PSA respecto de los híbridos eléctricos son varias. Por un lado, el peso. El sistema Hybrid Air pesa menos de 100 kilos, mientras que el de un híbrido eléctrico está entre 200 y 250 kilos. Además, no se precisa de ningún elemento como el litio (aún muy costoso) para acumular la energía. De hecho, según Karim Mokademm, el ingeniero de origen argelino que ideó este desarrollo, “salvo la unidad de mando del sistema, que es de Bosch, el resto de los componentes del Hybrid Air se pueden conseguir en cualquier ferretería”.

Sin embargo, esta tecnología lleva ya más de 130 patentes.

El Hybrid Air estaría disponible en 2016. Y su precio sería el equivalente a las versiones diésel de un modelo. Por lo tanto sería, en Europa, entre un 20 y 30 por ciento más barato que un híbrido convencional. Pero PSA tiene intenciones de expandir esta tecnología a todos los mercados en los que esté operando. Es por eso que hizo esta presentación en Brasil. La simpleza y efectividad del sistema invita a imaginar una producción regional de vehículos con Hybrid Air. Habrá que esperar un tiempo para ver si se concreta.

Acuerdo para el desarrollo

Philippe de Fontaine Vive, Vicepresidente del Banco Europeo de Inversiones y Jean-Baptiste de Chatillon, Director Financiero y miembro del Directorio de PSA Peugeot Citroën, firmaron un contrato de financiamiento por 300 millones de euros para el programa de desarrollo de tecnologías con bajas emisiones de CO2. Este financiamiento sostendrá la puesta en conformidad de los motores del Grupo con las normas de emisión Euro 6.2 que se aplicarán desde 2017.

Fuente: deautos.com



Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player



Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

REDES SOCIALES

Facebook

Twitter

Linkedin


Youtube

Google+

Rss Feed