Seguridad Vial - Seguridad Activa

6 Nov 2011

10 consejos para cuidar los frenos  


El sistema de frenos del vehículo es el elemento de seguridad activa más sometido a desgaste y un mantenimiento del mismo es vital para la seguridad. La degradación del sistema de freno no genera la alerta debida porque nuestra percepción se acostumbra a un umbral de seguridad cada vez más bajo.

El sistema de frenos del vehículo es el elemento de seguridad activa más sometido a desgaste y un mantenimiento del mismo es vital para su seguridad y la de otros conductores. Pero, ¿cómo puedo saber si los frenos de mi coche están en buen estado? ¿Existe algún 'truco' para cuidar los frenos? ¿Cómo sé si los frenos que me ponen en el taller son de calidad?

Uno de cada cuatro coches que son rechazados en la ITV lo son por el mal estado del sistema de frenos.

Si se tiene en cuenta que uno de cada cuatro coches que son rechazados en la ITV (VTV española) lo son por el mal estado del sistema de frenos, tenemos en nuestra mano un indicio para contribuir a una conducción más segura, realizando un mantenimiento y control adecuado del mismo.

A menudo, la degradación progresiva de los elementos del sistema de freno, y en especial, las pastillas y los discos, no genera la alerta debida porque nuestra percepción de su funcionamiento se acostumbra a un umbral de seguridad cada vez más bajo. Es en este punto cuando una situación inesperada puede tener consecuencias desagradables.

Para evitar esto la compañía Road House ofrece las diez reglas de oro para una conducción segura:

Según el tipo de conducción, tu coche estará expuesto a más o menos desgaste de sus componentes. En el sistema de frenos las piezas que sufren más desgaste son las pastillas y los discos de freno y este desgaste depende, además de los kilómetros recorridos, del estilo de conducción de cada persona. Los conductores que suelen exponer al coche a un mayor esfuerzo de frenado deben revisar los frenos con más frecuencia.

No abuses de los frenos y procura utilizar el cambio de marcha. De esta manera podrás evitar que los frenos se calienten y durarán más tiempo en buen estado. Una de las formas de disminuir la velocidad del vehículo es hacer uso de la caja de cambios. Esta maniobra puede resultar de gran utilidad en descensos prolongados, como por ejemplo en los caminos de montaña.

Haz caso a las señales que emite tu coche y aprende a interpretarlas. Hoy en día la mayoría de los coches cuenta con sistemas de aviso de desgaste de frenos por lo que un piloto en el panel de instrumentos nos advertirá con suficiente antelación. Pero si por ejemplo sientes que el pedal de freno está esponjoso o se va al fondo cuando lo pisas, debes llevar el coche al taller para asegurarte de que todo está correctamente.

Si vas conduciendo y al pisar el freno notas que hay una pequeña vibración, deberás cerciorarte de que las pastillas y discos de freno están en buen estado. En frenadas de alta velocidad, una vibración en el volante puede ser indicio de que alguna pieza del sistema de frenos está en mal estado, de un desequilibrio entre las cuatro ruedas o de que los discos de freno están alabeados.

Si sientes que tienes que pisar el freno demasiado fuerte para frenar, lo más probable es que las pastillas de freno o los discos estén dañados. En ocasiones es necesario pisar el pedal de freno demasiado fuerte y aún así sentimos que el coche no frena como debería. El profesional del taller será el que nos indique la causa y el que aporte una solución.

Si el pedal de freno se hunde cuando lo pisas, puede haber una fuga en el circuito de frenos o que las pastillas de freno estén excesivamente desgastadas. Fugas en el circuito de frenos, aire en el sistema, líquido de freno escaso, inadecuado o contaminado o pastillas de freno muy desgastadas, pueden hacer que el pedal de freno se hunda al pisarlo.

Un ruido chirriante en los frenos puede ser síntoma de que las pastillas de freno son nuevas pero también son síntoma de alarma en algunos casos.

Estate pendiente de la revisión. Si los frenos de tu coche están desgastados la distancia de frenado aumenta considerablemente. Recuerda que si el sistema de freno de nuestro coche no está en buenas condiciones tenemos un 100% de posibilidades de tener un accidente. Nunca deberían dejarse pasar más de 20.000 kilómetros sin revisar el sistema de frenos.


Fuente: 20 minutos . es




Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player



Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

REDES SOCIALES

Facebook

Twitter

Linkedin


Youtube

Google+

Rss Feed