Info Vial - Escuelas de Conductores

Buscando soluciones al tránsito de Argentina  


Alejandro García es bombero voluntario, capacitador teórico en Luz Verde Escuela de Conductores San Pedro, veterinario y presidente de la ONG Capital Humano de dicha ciudad bonaerense. En esta nota analiza algunas variables interesantes para repensar la emergencia vial que se encuentra atravesando nuestro país.

La solución al flagelo de la emergencia vial en Argentina es multifactorial. Pero posee un eje principal que es la educación, la general, la básica y en paralelo la específicamente orientada a la seguridad vial. En cuanto a la educación general es importante destacar que cuanto más años de educación posee una comunidad mejor calidad de vida poseerá dicha población).

Con esto me refiero a la enseñanza que educa para ser mejores padres dentro de 15, 20 o 25 años a los niños que hoy están en etapa inicial o preescolar.

Una de las funciones de las Escuelas de Conductores es generar personas más completas (padres) que luego inculcarán a sus hijos (multiplicadores) y prevendrán a estos de futuros peligros
, no le darán las llaves de un auto antes de que estén perfectamente "capacitados" y habilitados por profesionales del Estado en representación del gobierno, quienes sin embargo aún no todos están capacitados para evaluar.

Ni el sistema previno tamaña problemática, ningún municipio hace 30 años comenzó a prepararse porque no somos "preventivos", nuestra cultura no lo es.

Estos padres no les comprarán una moto antes de no estar perfectamente “entrenados” por profesionales para conducirse en el sistema de tránsito (teórico y práctico) y comprobado por el Estado. Pero seamos sinceros, ¿alguien está o fue capacitado profesionalmente por el Estado o por Escuelas de Tránsito hace 5, 10,12, 15, 20, 30 o 40 o más años? (como en Canadá, Australia, Nueva Zelanda, Nórdicos, y otros, solo para nombrar algunos). En mi caso particular, aprendí en las faldas de mi padre. Y por más buena voluntad que puso, no aprendí conceptos, apenas alguna actitud para realizar algún procedimiento (acelerar, poner cambios, mirar por el espejo, alguna que otra velocidad y listo... a rodar...).

Recuerdo que aprendí a manejar en un Falcon modelo 86 V12, por si me faltaba potencia...en una ruta!!!, y para adelante y a más o menos unos 80 a 90 Km por hora, en el año 1987..., si se me cruzaba un tractor, un caballo, un perro o un vehículo sufría un percance y debía realizar una "maniobra de emergencia" no estaría hoy acá. Luego "el día a día", y como buen argentino canchero, el barrio" me fue "puliendo" (¿qué entrenamiento es ese?, claro de joven ni se me ocurría cuestionar lo que todo el mundo hacia, era normal para la población esta forma de enseñanza, era acervo, era carne en nuestra cultura)

No he chocado nunca por milagro, no por capacidad de conducción. Casi el 80 % de la población de nuestro país aprendió a manejar de similar manera. ¿Aprendió?. ¿Aprendimos? ¿Estamos capacitados realmente?.

Las 7500 a 8000 muertes que hace 10 años sistemáticamente se producen todos los años, están marcando algo, esos números espantosos nos indican algo (números índices), nos dicen que NO ESTAMOS CAPACITADOS HOY para conducirnos en el sistema de tránsito y para cientos de situaciones que nos afectan y nos afectarán, sin entrar en detalles profundos sobre nuestro pobre civismo y cultura democrática para relacionarnos en nuestro día a día (que POR OTRO LADO poseen un peso SUBESTIMADO ENORME) sobre cómo nos relacionamos en el sistema de tránsito.

En este punto me refiero a que en San Pedro , mi ciudad, a través de los años, la densidad de vehículos de todo tipo aumentó por metro cuadrado para dejar ver realmente en forma patente y (patética) nuestra realidad, nuestra pobre cultura cívica y capacitación para conducirnos en el sistema de tránsito.

Algo hemos hecho mal los argentinos. Hace 20, 30 o mejor 40 años o antes deberíamos haber exigido a nuestras autoridades lo que finalmente está sucediendo. Era más que obvio, y cualquiera que leyera las estadísticas y o calculaba una línea de tendencia lo habría pronosticado.

Todo lo que no hicimos en el pasado se hace evidente hoy y lo hará en el futuro (y aun no vimos nada según la Organización Mundial de la Salud). "No se puede hacer lo que no se sabe" (y adivinar es lo que hemos hecho en forma sistemática para aprender a conducir).

Si todos, en este país nos sentáramos a dar un examen teórico y práctico estoy seguro que no podríamos conducirnos en el sistema de tránsito, ni siquiera quienes nos especializamos en el tema, no al nivel que debería exigirse (y que es deseable deseo se haga). Nadie comprende que conducirse en el sistema de tránsito y específicamente conducir un vehículo es un arma y que es tan frágil y delicado (y se requiere de tantos conocimientos y experiencia comprobable) que merece su enseñanza por personas capacitadas, tanto del Estado como privados, profesionales que nos traduzcan los conceptos citados en la Ley de Tránsito y aquellos que no se encuentra explícitamente detallados como "la conducción a la defensiva" o la "prevención de riesgos", que nos entrenen sobre las capacidades de conducción, de conceptos culturales específicos y generales y finalmente de pericia de conducción.

Todos estos conceptos escaparon a la buena voluntad de mi padre (que amo con todo mi corazón), la de aquel tío, amigo, hermano mayor (que nos hicieron la “gamba” unas horas de "copiloto" en algún camino aislado para poner marcha atrás o primera para que luego la "experiencia diaria en el barrio" nos fuera amoldando) y en esa experiencia- aprendizaje -prueba y error diaria... el error podría haber sido chocar (hoy llamado siniestro).

A corto plazo no hay mucha solución, una de mis actividades en el tema fue la de colocar radares en toda la Capital Federal en el año 1998 y no sirvió casi para nada. Una solución es que el 10, 30 o hasta el 50 % de los ciudadanos de las comunas seamos inspectores para controlar al otro 50 %, pero es inviable económicamente.



Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player



Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

REDES SOCIALES

Facebook

Twitter

Linkedin


Youtube

Google+

Rss Feed